alacena

Diseño de identidad y branding.

Alacena nace con el firme propósito de traer al mercado una marca andaluza que ayude al desarrollo de los pequeños y medianos agricultores que apuestan por medidas sostenibles en su producción y cultivo. Como bien dice el dicho popular, “la unión hace la fuerza”, en alacena ofrecemos a esos pequeños y medianos agricultores la posibilidad de entrar al mercado arropados tras una marca que unifica los valores de sostenibilidad, tradición y calidad. Además, promueve el consumo inteligente de productos frescos de temporada y cercanía. Ayudando así a fortalecer el comercio local.

Client: alacena
Date: February 21, 2017
Services: Diseño de Identidad, branding
Mockup de papelería y elementos gráficos

BRIEFING

Una de las mayores dificultades a las que se enfrentan los productores es la comercialización de sus productos. Además, las grandes cadenas de supermercados están contribuyendo a la desaparición lenta de los pequeños comercios de barrio.

Bajo estas premisas la creación de Alacena partía de una idea clara: construir una marca de productos hortofrutícolas de productores ecológicos andaluces, que ayudara a promover el consumo inteligente de alimentos frescos de temporada y cercanía. Una de las cuestiones más importantes a resolver era cambiar la percepción de los consumidores respecto a los alimentos ecológicos, queríamos hacer ver que consumir dichos alimentos no se trata de un lujo o un capricho, si no de una elección responsable y consecuente tanto con el medio ambiente como a nivel social. De ese modo, todo el desarrollo de la marca se centró en el consumidor y en dar valor a esos pequeños y medianos agricultores que apuestan por medidas sostenibles, creando una marca con un tono atrevido y rejuvenecedor, desde la papelería corporativa al merchandising.

Campo con isotipo de alacena
Construcción imagotipo
Vehículo corporativo

PROCESO

Cuando desarrollas un proyecto de branding, lo primero es colocar los valores de la marca sobre la mesa y a partir de ahí, comenzar a generar un lenguaje que nos ayude a comunicar dichos valores.

La primera parte del proceso fue resolver la siguiente cuestión: ¿Es posible hablar de productos ecológicos sin tener que utilizar ‘eco‘ y una hojita verde en el imagotipo? Alacena no se trataba simplemente de productos ecológicos, si no también de tradición, de respeto y de raíces. Por esa razón se elaboró un mapa conceptual con estos cuatro grupos: sostenibilidad, tradición, respeto y raíces, eliminando de la lista todos los referentes típicos como los mencionados antes, eco-, hojita verde, árbol, etc. Una vez finalizado el mapa conceptual se desarrolló una lista de 100 elementos que a su vez se redujo a 20 posibles candidatos, entre los cuales se encontraba el termino alacena. La etimología de la palabra y sus orígenes la convertía en el mejor candidato para transmitir los valores de la marca sin tener que recurrir a los recursos típicos. El proceso de estudio tipográfico llevó hasta Coquette, una tipografía de carácter amable. Sólo faltaba el isotipo. En el mapa conceptual había muchas ideas interesantes, entre ellas la ventana al campo. ¿Y si convertíamos ese mueble empotrado de cocina en una ventana a nuestros admirados agricutores para llevarte sus huertos a casa? Sólo faltaba hacer un guiño a nuestras raíces y que mejor que la arquitectura nazarí. Con estos elementos lo último consistió en generar un lenguaje rico tanto en elementos gráficos como narrativos, que en su conjunto, conforman los ideales y los valores de una marca que empatiza con todos aquellos consumidores que se preocupan tanto por su bienestar como por el de los demás, que además valoran la tradición y nuestras raíces.

Bolsas de material ecológico
Super camisetas eco
etiquetas-alacena-eco
papelería corporativa

BOCETOS

Durante el desarrollo no hay que perder de vista los valores de la marca, o podemos cometer el error de estar construyendo una marca vacía.

El proceso de creación es un proceso disruptivo y divergente. Por esa razón es importante llegado a un punto con suficiente material, detenerse y analizar el contenido para asegurarnos de que no nos hemos alejado de los valores principales, o estaremos desarrollando una imagen hueca y sin trasfondo. Para el desarrollo de alacena se elaboró mucho material, desde estudios tipográficos, conceptos, esquemas, bocetos, etc. Todo este material se colocaba en un muro para ser filtrado con juícios de valor objetivos, teniendo en cuenta siempre los valores de la marca y evitando siempre críticas subjetivas como “me gusta” o “no me gusta”.

Conjunto de bocetos iniciales
Alacena + ventana al campo
Desarrollo del concepto